Catálogo de productos financieros

Cuenta corriente

Es una cuenta a la vista, lo cual permite disponer del dinero en cualquier momento. También permite la domiciliación de recibos. Una variante de este producto son las cuentas remuneradas, que presentan las mismas características, pero ofrecen además una remuneración si se cumplen determinados condicionantes (domiciliación de recibos, pagos con tarjetas…etc).

Depósitos a plazo

Producto de ahorro por el que el consumidor deposita una cuantía en una entidad financiera durante un plazo y con una remuneración estipulados entre ambas partes. Su cancelación anticipada puede acarrear penalizaciones. Cubiertos hasta 100.000€ por entidad y cliente por el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD).

Depósito en divisas

Depósito a plazo configurado en moneda extranjera (normalmente Dólar o Libra) cuya rentabilidad final dependerá del tipo de cambio existente entre la fecha de contratación y la de vencimiento.

Depósitos combinados (estructurados)

Son depósitos que se caracterizan por dividir la inversión en dos partes. Una de ellas se coloca en un depósito a plazo (habitualmente a un año) y la otra se vincula a valores o índices bursátiles con un mayor plazo de imposición. Su rentabilidad final dependerá de la evolución de estos valores o índices, pudiendo en ocasiones causar pérdidas.

Fondos de inversión

Son instituciones de inversión colectiva (IIC) que agrupan el patrimonio que han aportado un gran número de inversores o partícipes con el objetivo de realizar inversiones en activos con una estrategia preestablecida. Existe varias categorías según la tipología de sus inversiones: renta fija, variables, rentabilidad objetivo, globales, garantizados, indexados, sectoriales…etc.

Letras del Tesoro

Son valores de renta fija a corto plazo y emitidos al descuento. Su precio de adquisición es inferior al importe que el inversor recibirá en el momento del reembolso. La diferencia entre el valor de reembolso de la Letra (valor nominal) y su precio de adquisición será el interés o rendimiento generado por la Letra del Tesoro. La emisión de estos productos se realiza mediante una subasta.

Bonos y obligaciones del Estado

Valores de deuda pública, emitidos por el Tesoro a un plazo superior a dos años. Los Bonos del Estado tienen una duración de entre 2 y 5 años mientras que en las obligaciones el plazo es superior a 5 años. Son títulos de interés periódico y expresado como un porcentaje del valor nominal del activo, característica que los diferencia de las Letras del Tesoro.

Deuda privada

Deuda contraída por empresas y otras entidades no gubernamentales con el objetivo de financiar sus actividades. Su funcionamiento es muy similar al de las emisiones de deuda de un estado. Existen diferentes emisiones de deuda privada: Cédulas hipotecarias, deuda senior o deuda subordinada. Suelen ofrecer rentabilidades muy atractivas a cambio de asumir un mayor riesgo.

Acciones

Son las partes en las que se divide el capital de una sociedad. Otorgan dos tipos de derechos; el económico (a través de los dividendos) y el político (asistencia y voto en la junta de accionistas de la sociedad).

Planes de pensiones

IIC dirigidos a asegurar un capital que complemente la jubilación del sistema público. A través de un sistema de aportaciones se consolida un capital que la entidad gestora diversificará en varios instrumentos financieros. Su funcionamiento es muy similar al de los fondos de inversión, no obstante, su rescate solo podía producirse en los supuestos de jubilación. Con el paso de los años se ampliaron los supuestos de rescate y han perdido gran parte de su atractivo fiscal.

Unit Linked

Son seguros de ahorro vinculados a una cesta de fondos y en los que el tomador asume el riesgo de la inversión. Se estructuran en torno a un seguro de vida, por lo que parte de la inversión se ve obligada a destinarse al pago de la prima, que suele ser muy reducida. A pesar de tratar de un seguro, su vinculación a fondos de inversión puede producir pérdidas.

Planes Individuales de ahorro sistemático (PIAS)

Es un producto de previsión para el largo plazo, con la forma de un seguro de vida. El producto también incluye cobertura por fallecimiento, lo que permite a sus titulares recibir el capital invertido. La ventaja de los planes individuales de ahorro sistemático es que, en el futuro, cuando el titular decida rescatar su ahorro, estará exento de tributación si lo recupera en forma de renta vitalicia y han pasado más de diez años desde que se contrató.

Futuros

Un contrato de futuros es un acuerdo estandarizado para comprar o vender un activo, en una fecha futura, a un precio fijado en el presente. Tienen un riesgo elevado puesto que son productos apalancados, es decir, productos que con una pequeña cantidad invertida es como si se invirtiesen grandes cantidades de dinero.

Opciones

Contrato que otorga a quién lo posee el derecho, y no la obligación, a comprar o vender un activo a un precio y una fecha determinada.

Warrants

Son opciones a largo plazo que cotizan en la bolsa y dan a su poseedor el derecho, no la obligación, a comprar o a vender un número determinado de valores sobre un activo a un precio de ejercicio determinado, en un plazo de vencimiento prefijado.

fondo-glosario-adicae

Si quieres información más amplia sobre estos y otros productos, accede a nuestro curso de Ahorro e Inversión

Cuenta corriente

Es una cuenta a la vista, lo cual permite disponer del dinero en cualquier momento. También permite la domiciliación de recibos. Una variante de este producto son las cuentas remuneradas, que presentan las mismas características, pero ofrecen además una remuneración si se cumplen determinados condicionantes (domiciliación de recibos, pagos con tarjetas…etc).

Depósitos a plazo

Producto de ahorro por el que el consumidor deposita una cuantía en una entidad financiera durante un plazo y con una remuneración estipulados entre ambas partes. Su cancelación anticipada puede acarrear penalizaciones. Cubiertos hasta 100.000€ por entidad y cliente por el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD).

Depósito en divisas

Depósito a plazo configurado en moneda extranjera (normalmente Dólar o Libra) cuya rentabilidad final dependerá del tipo de cambio existente entre la fecha de contratación y la de vencimiento.

Depósitos combinados (estructurados)

Son depósitos que se caracterizan por dividir la inversión en dos partes. Una de ellas se coloca en un depósito a plazo (habitualmente a un año) y la otra se vincula a valores o índices bursátiles con un mayor plazo de imposición. Su rentabilidad final dependerá de la evolución de estos valores o índices, pudiendo en ocasiones causar pérdidas.

Fondos de inversión

Son instituciones de inversión colectiva (IIC) que agrupan el patrimonio que han aportado un gran número de inversores o partícipes con el objetivo de realizar inversiones en activos con una estrategia preestablecida. Existe varias categorías según la tipología de sus inversiones: renta fija, variables, rentabilidad objetivo, globales, garantizados, indexados, sectoriales…etc.

Letras del Tesoro

Son valores de renta fija a corto plazo y emitidos al descuento. Su precio de adquisición es inferior al importe que el inversor recibirá en el momento del reembolso. La diferencia entre el valor de reembolso de la Letra (valor nominal) y su precio de adquisición será el interés o rendimiento generado por la Letra del Tesoro. La emisión de estos productos se realiza mediante una subasta.

Bonos y obligaciones del Estado

Valores de deuda pública, emitidos por el Tesoro a un plazo superior a dos años. Los Bonos del Estado tienen una duración de entre 2 y 5 años mientras que en las obligaciones el plazo es superior a 5 años. Son títulos de interés periódico y expresado como un porcentaje del valor nominal del activo, característica que los diferencia de las Letras del Tesoro.

Deuda privada

Deuda contraída por empresas y otras entidades no gubernamentales con el objetivo de financiar sus actividades. Su funcionamiento es muy similar al de las emisiones de deuda de un estado. Existen diferentes emisiones de deuda privada: Cédulas hipotecarias, deuda senior o deuda subordinada. Suelen ofrecer rentabilidades muy atractivas a cambio de asumir un mayor riesgo.

Acciones

Son las partes en las que se divide el capital de una sociedad. Otorgan dos tipos de derechos; el económico (a través de los dividendos) y el político (asistencia y voto en la junta de accionistas de la sociedad).

Planes de pensiones

IIC dirigidos a asegurar un capital que complemente la jubilación del sistema público. A través de un sistema de aportaciones se consolida un capital que la entidad gestora diversificará en varios instrumentos financieros. Su funcionamiento es muy similar al de los fondos de inversión, no obstante, su rescate solo podía producirse en los supuestos de jubilación. Con el paso de los años se ampliaron los supuestos de rescate y han perdido gran parte de su atractivo fiscal.

Unit Linked

Son seguros de ahorro vinculados a una cesta de fondos y en los que el tomador asume el riesgo de la inversión. Se estructuran en torno a un seguro de vida, por lo que parte de la inversión se ve obligada a destinarse al pago de la prima, que suele ser muy reducida. A pesar de tratar de un seguro, su vinculación a fondos de inversión puede producir pérdidas.

Planes Individuales de ahorro sistemático (PIAS)

Es un producto de previsión para el largo plazo, con la forma de un seguro de vida. El producto también incluye cobertura por fallecimiento, lo que permite a sus titulares recibir el capital invertido. La ventaja de los planes individuales de ahorro sistemático es que, en el futuro, cuando el titular decida rescatar su ahorro, estará exento de tributación si lo recupera en forma de renta vitalicia y han pasado más de diez años desde que se contrató.

Los Futuros

Un contrato de futuros es un acuerdo estandarizado para comprar o vender un activo, en una fecha futura, a un precio fijado en el presente. Tienen un riesgo elevado puesto que son productos apalancados, es decir, productos que con una pequeña cantidad invertida es como si se invirtiesen grandes cantidades de dinero.

Las Opciones

Contrato que otorga a quién lo posee el derecho, y no la obligación, a comprar o vender un activo a un precio y una fecha determinada.

Los Warrants

Son opciones a largo plazo que cotizan en la bolsa y dan a su poseedor el derecho, no la obligación, a comprar o a vender un número determinado de valores sobre un activo a un precio de ejercicio determinado, en un plazo de vencimiento prefijado.

Si quieres información más amplia sobre estos y otros productos

Accede a nuestro curso de ahorro-inversión

Cuenta corriente

Es una cuenta a la vista, lo cual permite disponer del dinero en cualquier momento. También permite la domiciliación de recibos. Una variante de este producto son las cuentas remuneradas, que presentan las mismas características, pero ofrecen además una remuneración si se cumplen determinados condicionantes (domiciliación de recibos, pagos con tarjetas…etc).

Depósitos a plazo

Producto de ahorro por el que el consumidor deposita una cuantía en una entidad financiera durante un plazo y con una remuneración estipulados entre ambas partes. Su cancelación anticipada puede acarrear penalizaciones. Cubiertos hasta 100.000€ por entidad y cliente por el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD).

Depósito en divisas

Depósito a plazo configurado en moneda extranjera (normalmente Dólar o Libra) cuya rentabilidad final dependerá del tipo de cambio existente entre la fecha de contratación y la de vencimiento.

Depósitos combinados (estructurados)

Son depósitos que se caracterizan por dividir la inversión en dos partes. Una de ellas se coloca en un depósito a plazo (habitualmente a un año) y la otra se vincula a valores o índices bursátiles con un mayor plazo de imposición. Su rentabilidad final dependerá de la evolución de estos valores o índices, pudiendo en ocasiones causar pérdidas.

Fondos de inversión

Son instituciones de inversión colectiva (IIC) que agrupan el patrimonio que han aportado un gran número de inversores o partícipes con el objetivo de realizar inversiones en activos con una estrategia preestablecida. Existe varias categorías según la tipología de sus inversiones: renta fija, variables, rentabilidad objetivo, globales, garantizados, indexados, sectoriales…etc.

Letras del Tesoro

Son valores de renta fija a corto plazo y emitidos al descuento. Su precio de adquisición es inferior al importe que el inversor recibirá en el momento del reembolso. La diferencia entre el valor de reembolso de la Letra (valor nominal) y su precio de adquisición será el interés o rendimiento generado por la Letra del Tesoro. La emisión de estos productos se realiza mediante una subasta.

Bonos y obligaciones del Estado

Valores de deuda pública, emitidos por el Tesoro a un plazo superior a dos años. Los Bonos del Estado tienen una duración de entre 2 y 5 años mientras que en las obligaciones el plazo es superior a 5 años. Son títulos de interés periódico y expresado como un porcentaje del valor nominal del activo, característica que los diferencia de las Letras del Tesoro.

Deuda privada

Deuda contraída por empresas y otras entidades no gubernamentales con el objetivo de financiar sus actividades. Su funcionamiento es muy similar al de las emisiones de deuda de un estado. Existen diferentes emisiones de deuda privada: Cédulas hipotecarias, deuda senior o deuda subordinada. Suelen ofrecer rentabilidades muy atractivas a cambio de asumir un mayor riesgo.

Acciones

Son las partes en las que se divide el capital de una sociedad. Otorgan dos tipos de derechos; el económico (a través de los dividendos) y el político (asistencia y voto en la junta de accionistas de la sociedad).

Planes de pensiones

IIC dirigidos a asegurar un capital que complemente la jubilación del sistema público. A través de un sistema de aportaciones se consolida un capital que la entidad gestora diversificará en varios instrumentos financieros. Su funcionamiento es muy similar al de los fondos de inversión, no obstante, su rescate solo podía producirse en los supuestos de jubilación. Con el paso de los años se ampliaron los supuestos de rescate y han perdido gran parte de su atractivo fiscal.

Unit Linked

Son seguros de ahorro vinculados a una cesta de fondos y en los que el tomador asume el riesgo de la inversión. Se estructuran en torno a un seguro de vida, por lo que parte de la inversión se ve obligada a destinarse al pago de la prima, que suele ser muy reducida. A pesar de tratar de un seguro, su vinculación a fondos de inversión puede producir pérdidas.

Planes Individuales de ahorro sistemático (PIAS)

Es un producto de previsión para el largo plazo, con la forma de un seguro de vida. El producto también incluye cobertura por fallecimiento, lo que permite a sus titulares recibir el capital invertido. La ventaja de los planes individuales de ahorro sistemático es que, en el futuro, cuando el titular decida rescatar su ahorro, estará exento de tributación si lo recupera en forma de renta vitalicia y han pasado más de diez años desde que se contrató.

Los Futuros

Un contrato de futuros es un acuerdo estandarizado para comprar o vender un activo, en una fecha futura, a un precio fijado en el presente. Tienen un riesgo elevado puesto que son productos apalancados, es decir, productos que con una pequeña cantidad invertida es como si se invirtiesen grandes cantidades de dinero.

Las Opciones

Contrato que otorga a quién lo posee el derecho, y no la obligación, a comprar o vender un activo a un precio y una fecha determinada.

Los Warrants

Son opciones a largo plazo que cotizan en la bolsa y dan a su poseedor el derecho, no la obligación, a comprar o a vender un número determinado de valores sobre un activo a un precio de ejercicio determinado, en un plazo de vencimiento prefijado.

Scroll al inicio